El hombre instruido lleva siempre consigo su riqueza.

Quiero compartir con vosotros este artículo en defensa de la Cultura Clásica porque dice cosas que, de tan evidentes, a veces no las vemos y se nos olvida que si queremos mirar el futuro desde cierta altura sólo podremos hacerlo desde la conciencia de que somos enanos a hombros de gigantes.

Anuncios

3 comentarios

  1. David said,

    Domingo, octubre 21, 2012 a 13:32

    En efecto, Alba, confiemos que el proyecto definitivo cuente con la cultura clásica, el griego, y cómo no, con la ética, y que se tome conciencia de que el estudio de la cultura clásica es el estudio del hombre actual…aunque tengo la sensación, solo leyendo la introducción de este anteproyecto, que no hay lugar ya para el conocimiento como fin, solo como medio, como camino para “preparar al ciudadano hacia el mundo actual competitivo.” ¿Será que la educación actual, tan politizada, ya es incompatible con la cultura?, ¿será que habrá que cultivar la cultura al margen de la educación institucionalizada o de las instituciones educativas?, ¿será que habrá que nadar contracorriente?…

  2. Alba said,

    Domingo, octubre 28, 2012 a 13:50

    Tienes razón David, aunque bien mirado, la Cultura siempre ha consistido en nadar contracorriente, la cultura no es sólo trasmisión de contenidos sino análisis y crítica de los tópicos y lugares comunes. Cada vez se oyen más voces advirtiendo que lo específicamente europeo, nuestro modo de estar en el mundo es eso, cultura. Quizás el cambio que necesitamos consiste en recuperar lo que originariamente fue la cultura, que ésta no sea mera transmisión de contenidos sino auténtica reflexión sobre quiénes somos y cómo hemos llegado aquí.
    Un saludo,
    Alba

  3. David said,

    Viernes, noviembre 2, 2012 a 21:19

    Eso es, Alba, la cultura se nutre de la cultura, de ahí que también necesitemos de la transmisión de conocimientos, pero claro, no para quedarnos ahí, anclados en el pasado. Creo que la cultura crece allí donde hay ser humano, vamos, que no cesaremos de preguntarnos mientras las respuestas no nos satisfagan. Se habla, sin embargo, de los límites de la ciencia y de la filosofía, de que llegará un momento en que ya no haya nada por saber, por preguntar, no sé, lo dudo, si es el caso, solo espero no estar presente.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: