Ensayo: la transmutación del mito de la caverna.

“En la antigüedad duraban más las ideas que los alimentos. Ahora duran más los alimentos que las ideas.”

Así empieza una breve reflexión del Juan José Millás que aparece hoy en el País. La cuestión es que los atributos del mundo sensible y el mundo de las Ideas parecen haberse invertido.

Gracias a las maravillas de la tecnología hoy podemos disfrutar  de una variedad infinita de objetos naturales únicos, perfectos e inmutalbes. Tenemos comida congelada, fruta fuera de temporada, incluso estamos eliminando a golpe de bisturí cualquier rastro de imperfección o finitud en nuestros cuerpos.

Sin embargo, la inmediatez de nuestra forma de vida también ha trasmutado las cualidades de las Ideas, ahora estas son  múltiples, corruptibles y mutables y en gran parte una copia imperfecta.  La cultura no ha desaparecido, ¡se trata de todo lo contrario! Hay tal sobreproducción de ideas y estamos tan ávidos de novedades que es casi imposible que una de ellas se aferre en el tiempo y el espacio y perviva en un estante de una librería o en nuestra mente.

Hamburguesa incorrupta. Foto de Sally Davies. Flirck

Anuncios

3 comentarios

  1. Juan said,

    Miércoles, mayo 11, 2011 a 16:51

    Es impresionante esto, pero lo peor de todo es que este mismo producto es promocionado por uno de los futbolistas mas internacionales del futbol español. ¿Cómo se come esto? http://www.youtube.com/watch?v=x29uo1r8Kzo
    Vaya pena de sociedad materialista…

  2. David said,

    Domingo, octubre 21, 2012 a 16:05

    Para la antigüedad la función del mundo inteligible era dotar de orden al mundo fluido de las apariencias, precisamente, la ciencia era posible porque aquél prestaba a éste su durabilidad y estabilidad. Ahora ya se sabe que la actitud científica no debe ser tanto la de esperar el orden como la de prepararse para lo inesperado. El científico, sabedor de que las leyes son postulados, ha de estar alerta para lo inesperado. ¿Llamar cultura a la novedad? Los libros más leídos no son, como nos quieren hacer creer, los bestsellers, sino, cómo no, los clásicos. No, la cultura permanece, como tiene que ser. Un abrazo.

    • Alba said,

      Domingo, octubre 28, 2012 a 13:59

      Totalmente de acuerdo, hoy somos capaces de vivir ciertas certezas inestables. Pero no renunciamos por ello a encontrar aquello que siempre permanece.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: